AVISO IMPORTANTE

Las informaciones contenidas en este blog pueden desentrañar importantes aspectos del argumento, incluso del final de la película o novela en cuestión.

jueves, 22 de enero de 2009

La memoria de los muertos (funerales multimedia)

Son curiosos los ritos que realizamos a lo largo de nuestra vida. Estamos tan acostumbrados a ellos que a veces se nos pasa por alto su significado. La acogida del recien nacido por el grupo, el paso a la pubertad, la fundación de una familia, la toma de posesión de un cargo o la misma muerte de un sujeto son eventos que han sido ritualizados y en muchas ocasiones, por su importancia, sacralizados.

Todo esto me vino a la mente el otro día, viendo "La memoria de los muertos", una película entretenida, protagonizada por un preocupado Robin Williams, aunque su actitud es normal teniendo en cuenta que interpreta a un "montador" un tanto tétrico.

En la sociedad que se nos presenta existe la posibilidad de insertar en el feto un artilugio biológico que recibe el nombre de "Implante Zoe". Este caro artefacto, que está sólo al alcance de los más pudientes, graba todo lo que el individuo ve y oye durante su vida, incluso lo que sueña. A su muerte, se puede extraer y volcar todos sus recuerdos en un ordenador. Con ello, el montador preparará un "rememorial", una especie de funeral multimedia en el que los allegados pueden recordar al difunto viendo los segmentos más representativos de su vida tal y como él los vivió, bueno, mejor dicho, tal y como el montador los quiso representar.


Los montadores tienen esa capacidad, ellos tienen la vida de la persona en sus manos y eligiendo las imágenes adecuadas pueden hacer que cualquier villano se convierta en una excelente persona. Pero no es fácil que el resultado parezca creíble. Tienes que ser un buen montador y Alan (Robin Williams) lo es. Eligiendo las imágenes adecuadas es capaz de perdonar los pecados de sus "clientes". Esta habilidad le ha dado fama, pero ha hecho de él una persona retraída y distante que intenta de esta manera reparar su propia culpa, algo que le atormenta desde la infancia.

No te cuento más, por si aún no la has visto. Si es así, te recomiedo que la veas. Es interesante, está bien resuelta y da qué pensar. ¿Cómo afecta el que se pueda grabar toda la vida de alguien al derecho a la privacidad de las personas que se relacionan con él?, ¿tendrá alguno de mis amigos o conocidos el implante?, ¿lo tendré yo?, ¿me estarán grabando?, ¿tendré que portarme siempre bien por si salgo en la vida de alguien?. Uffffffff ¡que mareo!.

La historia del montador me recordó al personaje de Ender, el portavoz de los muertos en la novela de Orson Scott Card "La Voz de los Muertos". Los portavoces son una especie de sacerdotes laicos. Al margen de dioses, sólo les mueve la ética. Cuando alguien muere y solicitan sus servicios, ellos investigan sobre la vida del difunto y hablan en su funeral intentando comprender, y que los otros comprendan, por qué la persona actuó de una u otra manera.

Al gual que Alan, Ender también tiene una culpa que expiar. Se considera el responsable de la destrucción de una raza alienígena, los insectores, y haciendo que se perdonen las culpas de los demás también se perdona la suya. Curiosa similitud la de las dos historias ¿verdad?.

Esto es todo. Si quieres que te avisen cuando emitan "La memoria de los muertos" por televisión pulsa este enlace. Y si aún no has leído la saga de Ender, he de decirte que las dos primeras novelas (El juego de Ender y La voz de los muertos) son excepcionales. Las otras me gustaron menos, pero es sólo mi opinión personal.

Saludos.

Related Posts with Thumbnails